Historia

Un poco de Historia…

La Escuela Sistémica Argentina nace en 1996. Dos terapeutas familiares de larga experiencia – Horacio Serebrinsky y Marcelo Rodriguez Ceberio – deciden dar cuerpo a una escuela de asistencia y formación de psicoterapia sistémica. Ambos desean hacer realidad un viejo sueño: un centro de altos estudios de formación, investigación y asistencia. Un centro donde se enseñe una nueva concepción epistemológica, donde se aprenda a pensar, conocer, sentir y actuar de manera sistémica. Un lugar donde se conjugue la pasión y la rigurosidad científica.

Así nació la Escuela que, en principio, comenzó funcionando en un departamento del barrio de Palermo. En sus inicios, la novel Institución desarrolló el diseño de la Especialidad en Terapia sistémica, con un plan de estudios de tres años de duración, con materias y contenidos teóricos, cuerpo de profesores, prácticas clínicas, cursos, seminarios nacionales e internacionales, investigaciones, al mejor estilo universitario. Desde el año 1998, dado el crecimiento y el entusiasmo, se compró una casa de comienzos de siglo en la calle Fray Justo Santa María de Oro, en el barrio de Palermo viejo, actual sede de la Escuela.

En plan de expansión, se desarrolló en estos años un profundo trabajo de articulación de materias y calidad de docencia para el área de formación de postgrado, la creación y difusión de ateneos y cursos sobre diferentes temáticas.

La Escuela abrió el Departamento de Asistencia donde, en la actualidad, más de 1000 pacientes reciben la atención mediante un equipo de terapeutas formados y supervisados en la institución, como también inició su Departamento organizacional dedicado a trabajar con la problemática de las organizaciones, no solo proporcionando interviniendo en las empresas y demás instituciones sino también creando un postgrado de especialización en dicha área. 

Además, E.S.A, se constituyó como centro asociado a la Escuela de Terapia Familiar de Barcelona y al M.R.I. de Palo Alto, y manteniendo un fluido intercambio a manera de red, con una serie de Institutos de formación de Europa, USA y Latinoamérica. Pero, si existe un rasgo distintivo de la Escuela Sistémica, es el canal afectivo que impera entre su gente: profesores, terapeutas, alumnos, secretarias, directores y directivos, pacientes, no escatiman en espontaneidad y emoción, elementos claves en la comunicación.

Hoy, el sueño que se gestó años atrás se plasmó en realidad concreta. Hoy, podemos afirmar que la Escuela Sistémica Argentina es uno de los institutos emblemáticos de la terapia sistémica, tanto de Argentina como de Latinoamérica.